Celebremos a los superhéroes de la fe

Esta semana celebramos la fiesta de Todos los Santos, en honor de los hombres y mujeres santos de todos los tiempos y lugares, conocidos y desconocidos. Cuando pensamos en los santos, a menudo nos imaginamos superhéroes de la fe, y de hecho lo son. Pero también suponen un reto para nosotros. A veces olvidamos que, por nuestro bautismo, cada uno de nosotros está llamado a ser santo. Los santos no son sólo los que fundaron órdenes, construyeron orfanatos o escribieron obras teológicas. Son personas como tú y como yo que se tomaron en serio su fe en Jesús, le dieron prioridad y dejaron que Él transformara sus vidas. Esta semana, con motivo del Día de Todos los Santos, celebremos a estos superhéroes de la fe y dejémonos inspirar por ellos. Recordemos que cada uno de nosotros está llamado a ser santo, equipado con el don del bautismo y el poder del Espíritu Santo. Podemos hacer de Jesús nuestra prioridad y dejar que nos cambie a nosotros, nuestras vidas y, a través de nosotros, nuestro mundo.