He aquí porque oramos por los muertos

Rezamos por los muertos porque nos damos cuenta de que no todos nos vamos de este mundo habiendo dejado atrás todo lo que todavía nos aleja de Dios. Es la última oferta de misericordia de Dios. Con este acto nos ayuda a recordar cuánto nos ama nuestro Dios. Aunque no lleguemos a la meta, Él nos da esa segunda oportunidad. Por eso, como personas de fe, rezamos por los que nos han precedido. Cuando pasan de este mundo al siguiente, nos sentimos impotentes porque no podemos hacer nada para ayudar. Pero con nuestras oraciones, todavía podemos cuidar de ellos ayudándoles en esa última etapa de su viaje hacia el Reino de Dios.