Cómo construir una actitud gratuita puede hacerte más feliz

A medida que transcurre el mes de noviembre, nuestros pensamientos se dirigen naturalmente a Acción de Gracias, esa entrañable festividad en la que nos reunimos con nuestros seres queridos, saboreamos los banquetes tradicionales y expresamos nuestra gratitud por los abundantes dones de la cosecha. Pero recordemos que Acción de Gracias es algo más que un día: es una actitud que debemos adoptar a diario. Estoy seguro de que no soy el único que dice que es demasiado fácil fijarse en los retos de la vida y pasar por alto las innumerables bendiciones y dones que Dios nos concede. Es hora de cambiar nuestra perspectiva. A menudo nos detenemos en lo negativo y pasamos por alto lo positivo, pero una actitud de gratitud puede cambiar eso. La gratitud no consiste sólo en sentirse bien; nos mantiene equilibrados mental y emocionalmente. Los psicólogos afirman que las personas agradecidas tienden a ser más felices porque mantienen sus problemas en contexto al reconocer las bendiciones y los regalos que hay en sus vidas. Mientras nos preparamos para celebrar Acción de Gracias, no nos centremos sólo en el pavo y la salsa de arándanos. Cultivemos también esa actitud de gratitud. Es una práctica sencilla pero profunda que puede transformar nuestras vidas para mejor.