¡Reflexión sobre el sentido profundo de la Epifanía!

El pasado domingo se celebró la hermosa fiesta de Epifanía, una celebración que va más allá de la historia de los tres reyes magos y sus ofrendas. Se trata de la manifestación del don de Cristo al mundo: el don de la salvación de Dios a quienes lo buscan fervientemente. La Epifanía nos invita a reflexionar: ¿Busco activamente a Jesús en mi vida, o a veces doy por sentada nuestra relación? Si somos sinceros, puede que sea un poco de las dos cosas. Hay momentos en los que buscamos fervientemente su guía y otros en los que nos dejamos llevar por la rutina y nos olvidamos. Sin embargo, esta celebración nos desafía a no dar nunca por sentada esta relación. Al igual que los Reyes Magos lo dejaron todo para buscar al Niño Jesús, nosotros también debemos dar prioridad a la búsqueda de Cristo por encima de todo lo demás: por encima de nuestras aficiones, de nuestras carreras, incluso de nuestras distracciones favoritas. Porque es buscándolo como verdaderamente lo encontramos. Dicen: "Los sabios aún lo buscan". Así que, al embarcarnos en este nuevo año, es crucial que nos preguntemos: ¿Estamos buscando activamente a Cristo en nuestras vidas?