Restaurar la historia

Esta semana nos preparamos para celebrar un momento verdaderamente especial: el 260 aniversario de la iglesia de San Juan Evangelista.

Al reflexionar sobre este hito, está claro que el crecimiento y el rejuvenecimiento están vivos en nuestro pastorado. La belleza de nuestras nuevas vidrieras en St. John's refleja la vitalidad que estamos experimentando. Y no sólo aquí; en la histórica iglesia de San José, los esfuerzos de restauración y revitalización están en pleno apogeo. Este resurgimiento simboliza no sólo una transformación física, sino un renacimiento espiritual.

Nuestras comunidades parroquiales están prosperando. Más corazones se están uniendo a nosotros, nuevos ministerios están floreciendo, y nuestros espacios sagrados se están convirtiendo en centros de belleza y culto.

No se trata sólo de las apariencias; se trata de la llama espiritual que nos enciende como comunidad de fe.

Al acercarnos a este fin de semana de aniversario, recordemos que durante 260 años, los católicos romanos han sido una fuente de fe, inspiración y cambio positivo aquí en Frederick. Este legado está vivo en nosotros, los miembros actuales de la comunidad católica de Saint John's y St.

Este aniversario nos recuerda que nos apoyamos en los hombros de quienes allanaron el camino antes que nosotros. Dos siglos y medio de fe no son poca cosa, y nos incitan a reflexionar: ¿Qué legado estamos forjando hoy? ¿Cómo podemos seguir siendo una fuerza del bien, al igual que quienes nos precedieron?