El poder del perdón

El perdón. Como cristianos, es uno de esos temas de los que hablamos todo el tiempo, pero con el que todos luchamos. Y Jesús habla de ello todo el tiempo porque tiene un listón muy alto, que es el mismo perdón que recibimos de Él. Perdonar como Cristo nos llama a perdonar de corazón no es fácil. Sólo podemos hacerlo por la gracia de Dios. Y creo que para que realmente crezcamos en eso, necesitamos ser lo suficientemente humildes para reconocer que somos pecadores. Necesitamos la misericordia de Dios. Y eso es lo que nos da la gracia para perdonar. Porque cuando nos damos cuenta de lo mucho que Dios nos ha perdonado todas nuestras faltas y defectos, todo lo que hemos hecho y todo lo que seguiremos haciendo, entonces encontramos el valor y la inspiración para ser también misericordiosos. No perdonamos a los demás porque se lo merezcan. Perdonamos a los demás porque Dios nos ha perdonado primero.